Pinty – Diego PL

Ät-Ram

 

RAMS

Continente en guerra

Biografía

 Juan Pedro Pintado Alonso (Pinty) nació en Madrid en 1977 pero se considera alcalaíno. Cuenta su madre que cuando pudo mantenerse sentado sin ayuda le dieron lápiz y papel y hasta hoy… Es dibujante desde que le alcanza la memoria y aficionado a la lectura de cómics. La conjunción de estas dos facetas le hizo empezar a coquetear con la creación de sus propias historietas, a los 14 años azuzado por su amigo el maestro Malagón y la profesora de dibujo Aurora Morales, con los que publicó de forma prácticamente simultánea en ediciones amateur. Durante muchos años, pese a que sus circunstancias personales le impidieron la dedicación a tiempo completo, se mantuvo activo como dibujante, ilustrador y diseñador e incluso jugó un poco con las tres dimensiones, gracias a pequeños proyectos (ilustración de libros, portadas, proyectos de educación infantil, diseños para emblemas y camisetas, etc…) muchos de ellos de la mano de la asociación cultural Peña Los Vikingos de Alcalá de Henares, pero alejado del cómic casi 20 años.

 Poniendo al mal tiempo buena cara y queriendo hacer gala de imaginación, aprovechó el confinamiento por el COVID-19 para iniciar el proyecto «Ät-Ram», basado inicialmente en un sueño.

 Diego Pintado Lanzas nació en Alcalá de Henares en 2008, desde muy pequeño ha sido curioso e imaginativo y se mostró especialmente atraído por la fantasía y la ciencia ficción. Aún a su tierna edad puede presumir de una creatividad y un don para la fantasía fuera de serie, que le hacen ser capaz de inventar historias complejas y  entrelazarlas para crear un mundo a partir del personaje de su padre (Pinty). Decidió dar una nueva dimensión, más grande e interesante a lo que iba a ser una historieta corta sobre un personaje sencillo y lo convirtió en un universo intrincado de personajes distintos y atractivos que se encarga de diseñar con sus propias personalidades, habilidades y apariencias.

 El tándem padre-hijo se complementa muy bien porque ambos participan en la creación, el hilo argumental corre en su mayoría a cargo de Diego, Pinty lo organiza y distribuye aportando coherencia y una visión adulta a la desbordante imaginación de su hijo, mientras que este azuza la creatividad de su padre obligándole a no acomodarse en estilos sencillos y ambientaciones ambiguas, en plan «¿que no estás cómodo dibujando el mar? pues ahí tienes 5 páginas en un barco».

 Ambos se enorgullecen de formar un equipo creativo tan compenetrado, y se comprometen a compartir con el mundo tanto como sus capacidades les permitan para que su obra pueda ser disfrutada tanto como ellos disfrutan haciéndola realidad.